Continuamos y mereció la pena

La fogata se encendió y llegó la noche. El responsable de ese espacio era el profesor Julián, quien nos acompañó desde la Palabra, la oración, el juego y el baile.  



Hicimos una visualización al aire libre y allí enrolladas en nuestras mantas, contemplamos el firmamento, sentimos el frío de la noche y en el silencio pudimos encontrarnos un poquito más. ¡Cuánto ruido!, ¡Cuánta paz! en el silencio. Nos fuimos a descansar con un pequeño voto de silencio para poder rumiar en el corazón todo lo vivido.





La mañana comenzó con una oración al aire libre, luego disfrutamos de hacer nuestro autorretrato y disfrutamos de una galería que hablaba de nosotras, eran como espejos que nos confrontaban.
Ya para terminar y antes de ser enviadas, se les preguntó quienes quisieran comenzar un seguimiento vocacional. 
Manos a la cabeza, ¡qué sorpresa! 13 jóvenes pidieron empezar dentro de 15 días el seguimiento vocacional con Juani.
Sabemos que son muchas, sabemos que algunas de ellas empezarán con fuerza y luego lo dejarán. Pero este día nos ha regalado esperanza. 





Nos sentimos felices de ver que nuestra propuesta sigue siendo atractiva en medio de todo. En sus manos nos ponemos, ÈL con nuestra ayuda, hará lo demás.
Terminamos agradeciendo a todos ustedes, hermanos de vida y corazón, por la oración que han realizado en estos días por la pastoral vocacional. Les pedimos seguir con fuerza ayudándonos a rogar al Señor de la mies, que envíe nuevas obreras a su mies.


Publicar un comentario

Entradas populares